IECA e Oficemen destacan las ventajas del uso del hormigón en construcción

Destacaron, en primera instancia, las características beneficiosas del hormigón que se conocen comúnmente, como su durabilidad y vida útil, muy superior a los cien años, o su capacidad de adaptabilidad y mantenimiento en cualquier tipo de ambiente, incluso bajo el agua o en situaciones climatológicas adversas.

Según estos expertos en la materia, el hormigón es el segundo material más consumido en el mundo después del agua. Además, sus materias primas se encuentran en cualquier lugar del mundo y puede ser elaborado en las obras, así como prefabricarlo en fábricas.

Existen ya diversas variedades de este material, como el hormigón fotoluminiscente, capaz de emitir luz en la oscuridad sin gasto energético; hormigón magnético; hormigón autorreparable, que sella sus propias fisuras cuando estas aparecen o el hormigón translucido, que permiten el paso de la luz y ver formas al otro lado del muro.

Otro aspecto innovador que ofrece el hormigón es la posibilidad de pigmentación: se usan pigmentos que se mezclan con el hormigón antes de aplicarse. No se pinta una vez aplicado.

En cuanto a su carácter sostenible, este material emplea recursos naturales prácticamente inagotables, absorbe el CO2 de la atmósfera y no emite compuestos volátiles en el interior de los edificios. Además, su claridad en pavimentos reduce la temperatura ambiente en hasta 2ºC en entornos urbanos y en pavimentación, ahorra combustible durante la rodadura de los vehículos, entre muchos otros factores.